lunes, 4 de julio de 2011

De un árbol aprendí.

Que hay que dejar caer las hojas cuando mueren. Que el vacío coincide con el frío, pero pasa. Que vuelven a crecer pujando fuerza. Que las raíces son las que sostienen. Que la corteza protege. Que la firmeza está en el tronco, y que la flexibilidad salva a las ramas. Que el viento cuando es fuerte arranca hojas, y la tormenta pone a prueba el arraigo. Que hay que buscar el sol. Que hay que saciar la sed sin rebasarla. Que respirar es también limpiar el aire. Que todo tiene un tiempo Que hay que saber esperar...



          Y que al llegar la nueva primavera, en cada                       copa una vida se proclama

1 comentario:

  1. Hola,preciosas entradas desnudan la integral belleza de este blog, un placer, si te va la palabra elegida, la poesía, te espero en mi casa, es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen día, besos numantinos..

    ResponderEliminar